El aceite de argán se destaca sobre los demás por su composición única en la que podemos encontrar en su composición química que contiene un 80% de ácidos grasos esenciales para la hidratación de la piel, ácido alfalinoléico y linoléico (omega 3, 6 y 9) para reducir los triglicéridos y colesterol, vitamina E (casi tres veces más que el de oliva) que ayuda como antioxidante, betacarotenos que fomentan la producción de vitamina A, ácido oleico para reducción de enfermedades cardivasculares, ácido gammalinolénico para reducir inflamaciones, escualenos para la resequedad, ácido polifenoles para combatir los radicales libres y fitosteroles con propiedades anticancerígenas.

Responder